Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Notas

Parador Usina: un universo de convivencia y una vidriera para las y los artistas de la región

Artistas que participaron en el Parador Usina resaltaron la tarea del equipo de producción y la posibilidad de entrecruzarse con personas de otras disciplinas artísticas. También destacaron el acceso libre y gratuito, que posibilitó al público experimentar propuestas a las que no está habituado.
Más de 300 artistas pasaron por el Parador paranaense, que inició su recorrido el 19 de enero y concluyó el 3 de marzo. La propuesta, de acceso libre y gratuito, fue impulsada por el gobierno provincial a través de la Secretaría de Turismo y Cultura en el marco del ciclo Cultura Encendida. La grilla fue organizada por estilos y géneros temáticos que se desarrollaron durante los fines de semana de la temporada estival: tango y candombe, reggae y ska, estilos emergentes y alternativos, ritmos latinos, cultura urbana, folklore, y rock, para culminar con actividades carnavalescas y diversas.

Cersofio: “Regalar plenitud y vibración alta”


La cantante Emilia Cersofio y su conjunto musical subieron al escenario del Parador un viernes de febrero haciendo honor a su estilo fresco y auténtico. En relación a la experiencia vivida Cersofio dijo que “desde el momento en el cual fui convocada sentí que se empezaba a abrir otra etapa en mi vida. Ya había lanzado mi primer disco en diciembre de 2018, y esta propuesta iba a ser la primer presentación en vivo luego de parir “Un Viaje”. Además era cuestión de ensayar y tocar, nada más con respecto a producción. Y eso es muy gozable”.

“La producción fue buena, muy buen trato por parte de les trabajadores de la Usina, y me enseñó que trabajar en grupo, cada uno con un rol determinado, es la base para generar cosas contundentes y que nadie termine fundido”, agregó. El power trío está integrado por Bernardo Aguirre en guitarra eléctrica y coros; Gonzalo Díaz en batería y percusión y Cersofio en bajo y voz.

“El hecho de que la entrada sea libre y gratuita hace que la gente se acerque sin tanta especulación, y esa experimentación de ir a escuchar música porque sí está bastante ausente en Paraná. Y claro, el vivo es único, nuestra música grabada queda en un lugar íntimo y hasta tímido comparado con la vibra y potencia de la escena. Nosotros – el conjunto- lo disfrutamos. Las devoluciones de la gente fueron hermosas, afectuosas, y me encanta permitirme regalar eso, plenitud y vibración alta, allí encuentro el sentido de estar parada frente a una multitud dispuesta”, finalizó la cantante.


Mazza: “todos podemos convivir en este universo del Parador”


Diego Mazza es oriundo de Victoria y vive hace unos 25 años a Buenos Aires. En ese entonces Entre Ríos era muy diferente a lo que es hoy, en relación a las oportunidades para el joven músico que se fue a buscar bandas y géneros nuevos. Allí participó en formaciones musicales de blues, de jazz, de latin, investigando un estilo propio que comenzaba a perfilarse. Se presenta y cuenta su recorrido: “yo canto y toco la guitarra, luego con los años fui aprendiendo otros instrumentos. Empecé a aprender sobre tecnologías por las nuevas tendencias de la música. Mi matriz es la canción y la palabra y combinando entonces esas dos cosas empecé a dibujar paisajes con la música. Con los años me acostumbré a incorporar la máquina y resulta que el aparato es un músico más. Es todo un desafío”, subrayó.

En Buenos Aires Mazza conoció y tocó junto a Gabi Zonis, quién iba a decir que años después la casualidad los volvería a reunir en el escenario paranaense del Parador Usina en un encuentro lleno de buena vibra compartida con el público. “Fue un reencuentro mágico, juntos somos un fuego. Lo que pasó estuvo buenísimo. Si no podemos ensayar no pasa nada, nos miramos y ya está. Eso es la música, es conexión, un idioma diferente”.

Mazza se emociona cuando se refiere a los artistas entrerrianos que tuvo la posibilidad de escuchar y acompañar en las noches del Parador y resalta que se encontró “jóvenes con muchas ganas de hacer arte, jóvenes a los que se les está dando la posibilidad de estar en un buen escenario, con un buen sonido y un lugar convocante. Eso me pareció maravilloso y está buenísimo que el Estado ayude”, agregó Mazza.

Finalmente, el músico brindó algunos comentarios sobre la diversidad de los públicos y la producción del Parador, “el lugar es interesantísimo, donde todos convivimos. A mi me llamó la atención que había personas de todas las clases sociales y mucha diversidad, pibes con clavas y rastas, y señoras muy cool de Paraná. Eso me generó algo muy lindo, que todos podemos convivir en este universo. Felicito a la organización y al equipo. A mi lo que más me interesa es lo humano, aquí son todos super respetuosos y excelentes productores. Todos somos engranajes y tenemos que cooperar con ganas y voluntad, de eso depende que se puedan seguir generando iniciativas como éstas”.

Payasa Eureka, la preferida de las y los chicos

Desde los alto de los zancos, con malabares y magias Eureka se dedica a la imaginación, el juego y el disfrute de los niños y niñas con espectáculos que se reinventan todo el tiempo. Le gustan mucho las milanesas y el mate que se disfruta con amigos. Con su nariz roja y en monociclo recorre la ciudad de Paraná desde hace ya algunos años, cautivando a las y los más pequeños. Ha trabajado desde sus inicios en la autogestión de sus propias puestas en escena. Un domingo de febrero llenó de risas y aplausos la sala Verónica Kuttel.

“Las palabras que definen mi participación en el Parador Usina es "contenida" y "cobijada". Contenida por mi equipo de trabajo, que son amigues amorosos que se suman a mi propuesta, tocando los tambores, la trompeta; estando en la técnica o en el stand de venta de gorros y tazas. Y cobijada por el cariño del público que acompañó”, dijo la payasa mientras ordenaba el vestuario después de la función.

“Al encenderse las luces del público y encontrar caritas conocidas te hace predisponer de otra forma y sentir "estoy en casa" "en familia". Todo esto por supuesto apoyado por la calidad de personas que están en la técnica de La Vieja Usina y quienes están en la producción general y en la comunicación del Parador”, señaló Maia Casas, quien da vida al personaje de Eureka.

Finalmente la artista destacó: “Quiero agradecerles a todes por semejante recibimiento y acompañamiento. A veces cuando una produce sola se hace difícil la comunicación, la convocatoria y el estar ahí en escena, sabiendo que tiene que hacer todo, a veces ni disfruta. Pero en esta oportunidad estuvo todo en su lugar justo, mi equipo y yo fuimos recibidos y tratados como otros grandes artistas. Gracias a cada uno por su esfuerzo, y que todo les vuelva en sonrisas”, concluyó.

Osella: el público que se acercó era de lo más diverso


“Pudimos estar en la explanada de La Vieja Usina compartiendo el espectáculo junto a los stand de comidas, disfrutando del teatro al aire libre, a diferencia de las obras anteriores que venían siendo en el interior de las salas. Tuvimos función de Bigote de Novia con más de 200 personas”, señaló Daniela Osella, que armó un gran anfiteatro alrededor de la explanada junto a su compañero Pablo Vallejos.

Noticias

21 May 2019
Notas Tardeagua e Itatí Barrionuevo se presentan en el Ciclo Convite en la Casa de la Cultura

Tardeagua e Itatí Barrionuevo se presentan en el Ciclo Convite en la Casa de la Cultura

21 May 2019
Notas Canciones de selva y río llegan a la Peña del Litoral

Canciones de selva y río llegan a la Peña del Litoral

20 May 2019
Notas Se presentó la programación del XXXV Encuentro Entrerriano de Teatro

Se presentó la programación del XXXV Encuentro Entrerriano de Teatro

20 May 2019
Notas Cerrito recibió al camión escenario móvil de Cultura Encendida

Cerrito recibió al camión escenario móvil de Cultura Encendida

Multimedia

Teclas de acceso