Casa de la Cultura de Entre Ríos

Aumentar tamaño de texto Disminuír tamaño de texto
El histórico edificio de la Casa de la Cultura de Entre Ríos, ubicado en la esquina de las actuales calles Enrique Carbó y 9 de Julio, es un definido conjunto arquitectónico, que se alza en Paraná desde 1887. La construcción demandó dos años, y fue encargada al arquitecto Bernardo Rígoli, quien además diseñó la Escuela Rivadavia ; el Club Social; la Jefatura Central de Policía y la Casa de Gobierno de Entre Ríos.

Tras varios sucesores la propiedad quedó en poder de Alicia Juana Rufina Fernández de Corte y Marta Alicia Corte de Ascúa hasta 1981, cuando el gobierno de facto la expropia. En julio de ese año, es declarada de “Interés Arquitectónico” por la provincia , de “Interés Público” por el Municipio y se crea la primera Comisión Honoraria pro Casa de la Cultura que tenía como función, “gestionar recursos para tareas de refacción y recuperación del inmueble”.

Diferentes comisiones honorarias se ocuparon de la manutención del edificio con el objetivo de convertirlo en un Centro Cultural. Así se realizaron innumerables aportes solidarios de artistas que subastaban sus obras y realizaban actividades con la intensión de reunir dinero para su mantenimiento. Entre 1987 y 1989, la Casa estuvo cerrada por falta de recursos abriéndosela sólo en ocasiones especiales.

Para 1991, se realizan algunas refacciones que permiten utilizarla con cierta asiduidad. Al año siguiente se instalan oficinas de la Secretaría de Cultura, pasando a depender de ese área de gobierno. Se firma además, un contrato de comodato entre el Estado entrerriano y el Centro de Artesanos Paraná, autorizando a la institución a ocupar la planta baja y el patio de la finca.

“CASADE” la experiencia realizada en 1998, pone en evidencia la funcionalidad que la vieja edificación podía brindar a la comunidad en pos de la cultura. En aquella ocasión, un grupo de jóvenes artistas plásticos y arquitectos locales, ambientan diversos espacios de la casona para exposiciones.

Se constituye además, la “Asociación de Amigos de la Casa de la Cultura ”, compuesta por personas nucleadas con el fin de preservar, mantener vigente la importancia patrimonial del edificio y reconocer el esfuerzo por mantener vivo el espíritu de la Casa y la colaboración desinteresada en el trabajo de conservación del espacio cultural a Amanda Mayor; Héctor de María y a los arqs. Rígoli y Enría.

Un nuevo espacio cultural

El inicio de las obras en la Casa de la Cultura fue autorizado por el gobernador Sergio Urribarri a través del Decreto Nº1496/10 del Ministerio de Planeamiento, Infraestructura y Servicios. La remodelación demandó al Estado provincial una inversión inicial de más de siete millones de pesos en la ejecución del proyecto del arquitecto Rubén Castello.

Desde abril de 2011 los trabajos en la esquina de 9 de Julio y Carbó se desarrollaron sin pausa integrando dos grandes ejes conceptuales: la histórica fachada y las dos plantas y la parte moderna, con la construcción de nuevos espacios.

El patio interno de la Casa -que cuenta con un escenario fijo-, genera un quiebre entre la edificación original y la ampliación, e invita al visitante a trasladarse a través de una galería semi cubierta hasta el nuevo salón Auditorio, con capacidad de 200 personas y equipado con las más modernas tecnologías.

Completan la disponibilidad de la planta baja, el salón de la ochava proyectado y ambientado para exposiciones y conferencias; depósitos; camarines; buffet y el espacio para el Centro de Artesanos de Paraná. Dispuestos en el entrepiso dos nuevos salones de dimensiones regulares, que se conectan entre sí, fueron proyectados para realizar actividades relacionadas con la música tales como, ensayos o grabación de demos.

Ya en la planta alta, alternan las comodidades de esta obra, un Salón de Usos Múltiples con una capacidad de 70 personas, y las oficinas de administración con cuatro habitaciones restauradas y reacondicionadas con la finalidad de desarrollar proyectos vinculados con la danza.
Con una idea de accesibilidad integral, se han construido un ascensor; sanitarios acondicionados y rampas, que posibilitan la circulación en todas las plantas, accediendo desde el exterior.

Párrafo aparte merece la habitación ubicada en la zona antigua de la planta alta que conserva sus baldosas; el esténcil (técnica de color y tiza con el que están recubiertas las paredes); y los herrajes. Todo original de la época de su construcción. También la escalera de mármol, que conecta la plata baja con el primer piso, fue restaurada a su antiguo esplendor. Ambas permanecerán ahora, como testimonio de las construcciones del siglo XIX en la ciudad de Paraná.

La Casa de la Cultura es uno de los edificios que le dan identidad a Paraná, formando parte de su patrimonio arquitectónico, histórico y cultural. Representa un importante valor simbólico, pues en sus paredes se conjugan tanto la historia de la ciudad, como la cultura de Entre Ríos.
Un lugar moderno y versátil que alberga la pluralidad de expresiones en pos de visibilizar y expandir las expresiones artísticas de la comunidad.

Destinada a ser el espacio donde todos los entrerrianos ejerciten la democratización de la cultura en su sentido más amplio.

Director: Pablo Médici

Días y horarios de atención administrativa: Lunes a viernes de 9 a 13 horas.
Días y horarios de programación de espectáculos y actividades artísticas: Lunes a viernes de 9 a 22 horas. Sábado domingos y feriados: según agenda.

Horarios del Núcleo de Acceso al Conocimiento (NAC): Según agenda.

Días y horarios de atención agencia ARGENTORES: Martes y miércoles de 10 a 12 horas.

Dirección: Enrique Carbó y 9 de Julio, Paraná.
Teléfono: (0343) 4207901.
Correo electrónico: casaculturaentrerios@yahoo.com.ar
www.facebook.com/casacultura.entrerios